bannerDepIESHFAZ

Conversatorio y lanzamiento del libro "Almas que escriben"

El jueves 22 de agosto se llevó a cabo un conservatorio entre cuatro de los autores de la obra Almas que escriben, vidas en medio del conflicto armado y la docente Andrea Paola Buitrago Rojas. En este espacio se pudo compartir cómo esta obra fue un proyecto culminado en el año 2019 por la Alcaldía Mayor de Bogotá y el Centro de Memoria Histórica. La labor de compilación la realizó Mariana Schmidt Quintero. 

 

En este trabajo participaron 13 personas exponiendo su historia:

"Tame, un viaje que debo terminar", por Ana Aidée Forero Yepes

"La profesora gorda", por Claudia Baracaldo Bejarano

"Tranquilo mijo, su papá está en el cielo", por Alexander Mauricio Mesa Ramirez

"Ricardo Lara Parada ha muerto", por Mónica Yarima Lara Agudelo

"La última conversación con mamá", por Luis Rodrigo Piamba Pusquin

"Duelo congelado en el tiempo", por María Doris Tejada Castañeda

"Retratos de una familia marcada por el conflicto", por Luz Mary Torres de Gómez

"¡Opté por la vida!", por Martha Luz Amorocho Mikan

"Siempre te pediré perdón", por Miguel Antonio Vargas Rojas

"Majayura", por Blanca Nubia Díaz Vásquez

"Sin un adiós", por Sandra Milena Sandoval

"No tengo fuerzas para rendirme", por Mary Mar

"El abrazo que siempre faltó", por Rosa Lilia Yaya Cuervo

Almas que escriben, vidas en medio del conflicto armado es el producto de talleres realizados los días sábados desde mayo a diciembre de 2018. En total fueron 12 talleres, en una jornada de 8 a 5pm, a los que se añadían otros encuentros más cortos. En palabras de Mariana Schmidt: “acudimos a la escritura para contar parte de lo que nos ha pasado, tan solo una parte” (p. 11).

Andrea Buitrago, moderadora del conservatorio y lectora de esta obra, afirma:

Se manifiesta el espíritu, respondiendo a la pregunta que un compañero mencionó hace algunos días acerca de la obra, pues es el alma la que escribe al intentar realizar una lectura de lo que el cuerpo, o mejor, la carne misma ha vivido. Lo que el cuerpo posee, lo que los cuerpos han sentido, han tenido que tocar, oler, ver, saborear, usar y hasta llorar.

Es el alma misma la que intenta contar el retrato que poseen estos cuerpos de una vida en el conflicto.

El alma es quien tiene la tarea de escribir, puesto que busca reconstruir el mapa de una vida en el que la violencia ha dejado una huella de una ruta recorrida. Todas las historias están acompañadas de un mapa, o mejor de una ruta, un camino, una vida recorrida en busca de otra vía, ojalá con vida, en los casos de un ser querido, o en el recuerdo de la propia vida recorrida.

Es por esto que este trabajo, posee una escritura del alma, a modo cartográfico, pero también es una parte del ejercicio de un retratista. Al modo en que Platón fue retratista de Sócrates, en la medida que lo que está escrito aquí, también es producto del retrato de la cartografía del otro.

Otro desconocido, pero no lejano; en la medida que todas las rutas retratadas tienen en común un mismo espacio y tiempo: nuestra Colombia en medio del conflicto armado.

En este espacio contamos con la participación de Martha Luz Amorocho Mikan, Alexander Mauricio Mesa Ramirez, Luz Mary Torres de Gómez y Rosa Lilia Yaya Cuervo, quienes muy amablemente trajeron ejemplares a modo de regalo para los estudiantes y profesores participantes, y así mismo dejaron ejemplares para la Biblioteca de la Universidad, material disponible para la consulta.